Yo formo parte

Unos escasos minutos han sido suficientes, para que dude de mi capacidad para describir esta sensación, parecida a una conexión inmemorial, extraña y familiar a un tiempo.

Ha sido como sumergirse en una corriente de energía ajena y propia, atemporal. De repente me he sentido en casa, parte de algo que no alcanzo a explicar y que sólo llego a intuir de una forma imperfecta. Dentro se encuentra el sentido absoluto, no existe el tiempo o tiene un devenir completamente diferente y yo soy perfecto, completo. No existe la necesidad, porque está cubierta en todas sus facetas. TODO confluye en un mismo espacio y momento.

De la misma forma que entré, salgo. Lo sé por la tremenda tristeza que me inunda, mezclada con la felicidad de haberlo experimentado. Esa tristeza no se debe a sentir que he perdido algo, es más bien compasión por toda la humanidad, por lo que nos hemos hecho y nos seguimos haciendo. Esa tristeza la origina mi mayor virtud y defecto, la empatía. Noto las lágrimas cayendo por mis mejillas y mi cuerpo se convulsiona abrumado.

Me perdono, por la parte que me toca en la gran mentira en la que nos hemos sumido. Esa mentira, que encubre el miedo a aceptarnos en nuestra perfección natural, en nuestra verdadera condición. Ese miedo que nos lleva por caminos imperfectos de odio, ira, rencor, soberbia, orgullo, mentira y un largo etcétera. Qué nos aleja de nuestra tendencia evolutiva natural, de nuestra vuelta al origen. Intuyo un ser común, compuesto de la esencia de todos nosotros, sin la que no puede existir.

De repente, comprendo en otro nivel términos como amor o ubicuidad. Mi concepto de Algo Superior se ha redefinido en algo nuevo. Ese Algo está dentro y sólo a partir de ahí puede ser ubicuo.

Se va y no me lamento, porque sé que volveré a encontrarlo cuando esté preparado, la próxima vez que consiga acercarme a mi plenitud como ser. Comprendo esa sensación de desarraigo, ese desasosiego interior que me ha acompañado durante toda mi vida hasta ahora. Ahora me atrevo a decir que he despertado mi consciencia. Entiendo todas esas intuiciones venidas de no se sabe donde, que he sentido en mi vida y que mi mente negaba porque no les encontraba explicación. Creo en otros como yo, que también han abierto los ojos, sensibles a este cambio y este Algo. Deseo que se crucen en mi camino y me enseñen, para poder compartir sus enseñanzas.

Soy viejo, mucho más allá de esta vida en la que estoy y acabo de nacer.

Amanece y yo camino firme y sin pausa

de aquí la foto

Anuncios
Esta entrada fue publicada en opening my eyes y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s