Retrospectiva

Tres años han pasado para poder llegar a este punto. Han sido tres años realmente largos, en los que todo a mi alrededor se ha desmoronado inevitablemente, tanto en lo laboral, como en lo afectivo en sentido amplio, donde lo peor ha sido romperme yo, en mil fragmentos de cristal que he tenido que ir recogiendo y pegando como uno de esos puzles que nunca se acaban y donde las piezas parecen encajar hasta que descubres que no, que ese no es su sitio, a pesar de que hubieras apostado tu vida, por defender que si lo era.

Al principio, cuando todo se rompió, el dolor era indescriptible, tan abrumador, que sentía que todo mi cuerpo era una gran yaga. En ella, había un claro epicentro, situado en medio de mi pecho. Era claro, porque allí había un vacío, un agujero negro, una nada  que absorbía todo a mi alrededor.

cuando algo se rompe, se transforma en algo diferente

La capacidad para razonar desapareció y me convertí en un errante a la deriva, huyendo sin rumbo de ese dolor y de las personas que lo habían provocado.

Como en todo desierto hay un oasis, en esta historia hay una pequeña luz, que al igual que ese vergel del desierto, tuve que encontrar y grabar a fuego en mi memoria. Nunca, jamás, olvidaré como se llega a él. Y sabes? Curiosamente se encuentra en el epicentro, en ese vacío que casi me condujo a la locura.

Al principio, erré como un ciego dando tumbos sin bastón ni perro lazarillo, intentando comprender, entender el sentido de ese dolor y la necesidad de provocarlo. Comprender por qué nos hacemos daño unos a otros, y lo que es peor, por qué hay personas que lo hacen conscientemente.

Aparecieron amigos, algunos que lo han sido siempre, otros inesperados, que me permitieron gritar, patalear y llorar. Que no me presionaron y me dejaron avanzar a mi ritmo, sin presionarme, que se limitaron a escucharme, a darme su opinión sin querer obligarme a convertirla en mía y sobre todo, a hacerme sentir querido sin exigir nada a cambio. Otros no estuvieron.

Finalmente dejé de querer comprender, vi en que me había convertido, un trapo viejo y usado, escondido en un rincón, queriendo pasar desapercibido para que no lo terminen de destruir, incapaz de limpiar más mierda. Una sencilla ráfaga de aire, convertía el fuego del dolor en una hoguera tan grande que ella sola podría quemar el mundo.

Y entonces pasó, se produjo el big bang y la vida creció renovada. Una pequeña semillita que seguía escondida en un lugar recóndito al que sólo yo tengo acceso. Y llovió, y salió el sol, y hubo tempestades y tormentas tales, que todo aquello que se atrevía a desafiarlas egoístamente, era privado de su disfraz y no le quedaba más remedio que verse como era en realidad. Y todo se miraba y la vergüenza y la cobardía le hacía salir huyendo despavorido. A quien le gusta que le obliguen a verse como realmente es? Sólo a unos pocos, valientes, que avanzan con la verdad y queriendo aprender.

Ahora, tres años más tarde, esa semilla empieza a dar frutos, todavía pocos y verdes, pero sabrosos cómo nunca los había comido antes. Sabéis por qué? Porque los he plantado yo mismo, con esfuerzo y sudor, sin prisa.

Qué pasó con el vacío, con la nada. Sigue ahí, rodeando a mi pequeño retoño, esperando cualquier despiste por mi parte para recuperar el terreno perdido. Y mientras, mientras, yo no me preocupo, sin trabajo, en un escenario que parece caerse a pedazos, soy feliz. Disfruto levantándome cada día,  con cada pequeña alegría que recibo de la gente que me cruzo en la vida, con cada pequeña maravilla que me ofrece la naturaleza, con cada pequeño acto que consigue arrancarle una sonrisa a alguien, sea conocido o no.

Así que ahora, me muero en paz, otra vez. Simplemente porque las cosas son, sin más.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en opening my eyes y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s