el esbozo de una sombra

Estos días, notaba unos ojos rondándome desde las sombras. Ojos que desaparecían si los buscaba, dejando solo una sensación angustiosa en mi bajo vientre.

Hoy por la mañana, los sentí con mayor intensidad, aunque todavía esquivos a mi consciencia, mientras me sumergía en las pequeñas cosas del día a día.  Tuve que esperar pacientemente hasta la hora de comer y su pequeño tiempo de descanso, para poder sentirlos plenamente. Eran los ojos de un viejo amigo, tanto que no recuerdo mi vida sin él. Tras un tiempo sin vernos, venía a reclamar mi atención, a decirme que me había olvidado de él y que necesitaba un ratito de mi tiempo.

Siempre he sentido que cuando alguien entra en tu vida, la comparte durante un trecho y llegas a quererlo, a amarlo, ese sentimiento permanece indeleble dentro de ti. Por eso, dejé mi descanso y le presté toda mi atención, hablamos largamente en silencio, mirándonos de frente y con amor. Fue mucho lo que nos contamos, mucho lo que aprendimos y aun así, tan poco!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en opening my eyes y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s