Palabras atribuidas a un nativo americano.

Siempre he sentido que a nuestro alrededor, en nuestra realidad, existe algo intangible que no es explicable en el mundo tal y como estamos acostumbrados a verlo.

Esa sensación, hacía que me sintiese extraño, diferente al resto que parecía incapaz de sentir aquello que yo vivía tan intensa y realmente.

La consecuencia fue que acabé considerando que esa parte de mi no era real, sino parte de mi imaginación. Hace tiempo comprendí que no estaba equivocado, que ese plano existe y que una parte importante de mi, vive en él.

Esta cita no es nueva, habla de algo universal y que está al alcance de todos nosotros si queremos ver. La suscribo totalmente y desde luego no necesita adornos.

No me interesa lo que haces para ganarte la vida.

Quiero saber cuál es tu dolor y si te atreves a soñar que te permites encontrar lo que tu corazón añora.

No me interesa cuántos años tienes.

Quiero saber si te arriesgarías a parecer un tonto por amor, por tus sueños o por la aventura de estar vivo.

No me interesa qué planetas hacen la cuadratura de tu luna.

Quiero saber si has tocado el centro de tu propio dolor, si las traiciones de la vida te han abierto o si te has encogido y cerrado por temor a sentir más dolor.

Quiero saber si puedes sentarte con el dolor, mío o tuyo, sin moverte para esconderlo o para resolverlo.

Quiero saber si puedes estar con el gozo, tuyo o mío; si puedes danzar salvajemente y dejar que el éxtasis te llene hasta las yemas de los dedos de las manos y de los pies. Sin advertirnos que debemos tener cuidado y ser realistas, ni recordarnos las limitaciones de ser humanos.

No me interesa si es verdadera la historia que me cuentas.

Quiero saber si puedes desilusionar a otra persona para ser auténtico contigo mismo; si puedes soportoar la acusación de ser un traidor y no traicionar tu alma.

Quiero saber si puedes ser fiel y por lo tanto confiable.

Quiero saber si puedes sentir la belleza aún cuando no todos los días son bellos y si puedes encontrar la fuente de tu vida en su presencia.

Quiero saber si puedes vivir con el fracaso, tuyo o mío y pesar de ello pararte a la orilla de un lago y gritar “SI” al plateado de la luna llena.

No me interesa saber dónde vives ni cuánto dinero tienes.

Quiero saber si puedes ponerte de pie, después de una noche de dolor y desesperanza, agotado y golpeado hasta los huesos, y hacer lo que hay que hacer por los niños.

No me interesa quién eres ni cómo llegaste aquí.

Quiero saber si permanecerías conmigo en el centro del fuego sin echarte para atrás.

No me interesa donde has estudiado, ni qué has estudiado, ni con quén lo has hecho.

Quiero saber qué es lo que te sostiene desde adentro cuando todo lo demás falla.

Quiero saber si puedes estar solo contigo mismo y si te agrada verdaderamente la compañía que buscas en los momentos vacíos.

Oriah, soñador de la montaña
Anciano indio.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en these small things! y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s