Las pequeñas cosas

Cuando somos niños nos cuentan muchas historias. La finalidad es prepararnos para lo que nos vamos a encontrar durante nuestra vida y supongo que los mayores lo hacen con toda su buena intención. Ahora que ya soy casi mayor, me da la impresión de que todas esas historias son todas un poco mentira. No existen los héroes, heroínas, ni personas perfectas, ni caminos maravillosos. Quizás yo era demasiado crédulo, quien sabe.

Ahora que estoy creciendo, creo que solo somos seres imperfectos muertos de miedo, a la muerte, a no tener bienes y muchas otras cosas que se compran con dinero. En este momento de mi vida, he aprendido que lo que necesito para vivir es más bien poco. Que los héroes sufren como todos, y que solo recorren la vida que les ha tocado vivir. La diferencia es que los demás les admiran, envidian…

Y sin embargo, para mí los héroes son las personas que son capaces de ver a un desconocido mal vestido y apreciar la luz que hay en él y saludarle con una sonrisa si el momento lo  pide. Aquellos que ayudan con lo que pueden, quizás sin grandes gestos, pero para mí los más hermosos, los que alimentan el corazón, el alma. Que se levantan cada día ponen la mejor cara y salen a la calle a dar lo mejor de sí mismos contra viento y marea.

imc3a1genes-con-frases-de-felicidad-2013

La imagen de aquí.

frase-quote-quotes-smile-sorrir-text-favim_com-776401

La imagen de aquí.

Ojalá cuando me llegue el momento de decir adiós, pueda sentir que mi vida ha merecido la pena y ha estado llena de esos momentos. No deseo ser rico, sólo tener lo que necesito para vivir y ayudar a que la humanidad pueda evolucionar y comprenda que el universo fluye en una danza infinita  y que este planeta es nuestra casa y tenemos que cuidarlo, no explotarlo para acumular riquezas y mantener un sistema que exhala sus últimos estertores.

Hoy, he visto a varios padres llevar a sus hijos pequeños andando al cole. Con calma, andando al ritmo de sus hijos, fue una visión muy hermosa. Tanto que me senté en las escaleras para poder disfrutarla. La primera que vi, era una madre joven con su hijo, eran una pareja realmente hermosa. Nuestras miradas se cruzaron y nos sonreímos mientras su hijo le decía que el semáforo se había estropeado. Luego me adelanto cuando decidí sentarme sobrepasado por su brillo. No pude evitar desearles un buen día, me volvió a sonreír y siguieron caminando. No sé si los volveré a ver, espero que sí. Lo que sí sé es que esos momentos son los que me hacen creer que tenemos una posibilidad de cambiar lo que somos y evolucionar para despojarnos de nuestra envoltura y que surja el verdadero ser, lleno de luz y hermoso por naturaleza que escondemos dentro de nosotros.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en these small things! y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s