Sobre el lenguaje

Cuando estaba aprendiendo sobre esto del mundo y la vida, me encantaba el lenguaje, el castellano. Me encantaba porque es un idioma muy rico, un idioma en el que puedes decir muchas cosas de formas diferentes. Un idioma con recursos vaya.

Una de las cosas que no entendía, era por qué las personas a mi alrededor lo utilizaban tan mal, usaban expresiones soeces y recursos idiomáticos fuera de lugar y contexto. Quizás el hecho de pasar gran parte de mi niñez  leyendo, escalando y explorando en soledad, me hizo crecer alejado de la realidad común.

Ahora creo que quizás lo utilicemos mal con un cierto propósito, para sentirnos diferentes de los demás, de forma que quien habla como yo, quien copia algunos de mis giros o modismos es alguien afín a mi.

modismo

Hablar mal ¿es divertido? hacerlo por ignorancia ¿es motivo de orgullo?                                                     Cuando he reunido todas las piezas del puzzle, ¿soy capaz de decidir qué quiero hacer con él?                      la imagen de aquí

Seguro?

El lenguaje se inventó cuando dejamos de vernos los unos a los otros, cuando dejamos de sentirnos y nos fuimos alejando entre nosotros. Vistiéndonos con una armadura hecha con lo que recogimos de nuestro entorno, adaptado a nuestras capacidades y habilidades.

Así que ahora pienso, que quizás se ha convertido en un estorbo, porque efectivamente, por muy rico que sea un lenguaje, jamás va a ser suficiente para explicar determinadas cosas o sentimientos. Incluso diría que estamos tan disociados entre nuestro yo interno y el externo, que muchas veces nuestra armadura no deja entrar la realidad de lo que tenemos delante, ni que salga lo que realmente está dentro.

Creo que el lenguaje se ha convertido en un handicap, como muchas otras cosas. Ahora vemos la realidad con los ojos de lo externo en vez de con los internos, esos que nos dicen exactamente como caminar, donde parar, donde girar, donde sentarse a descansar y cerrar los ojos a este mundo material y avanzar a la siguiente escala del viaje.

A veces cierro los ojos, anulo mis oídos, dejo de oler, cierro mi tacto y mi gusto y me sumerjo en el vacío cósmico. Y si lo hago bien, todo desaparece y comprendo que yo soy, que no necesito que nadie me toque y me diga que existo, que no necesito que nadie me diga si soy listo, alto, delgado, simpático… No lo necesito porque lo que soy no admite ningún adjetivo. Es algo tan perfecto, increíble y maravilloso que existe por derecho propio, que no necesita de algo externo para ratificarlo, ni palabra, ni pensamiento ni sentidos, nada.

Si lo he conseguido, puedo desaparecer en el universo, comprendiendo que soy todo y nada, que por eso todo está conectado y que lo que hago también va a repercutir en mi. Porque soy parte de lo que existió en un principio, da igual que sea eterno o que tenga un principio o un final. Simplemente soy parte de ello, así que soy yo y también eso. Entonces no me da miedo que nadie me vea, que no me tengan en cuenta, que me ignoren o que quieran llamar mi atención. Sólo desaparezco en algo tan grande que mi único deseo es volver a casa y aunque sea un ser completo, reunirme conmigo mismo, que al fin y al cabo no es más que todo lo que existe.

modelo

Hasta los modelos para dibujar tienen género hoy en día!                                      La foto de aquí

Por favor, es hora de dejar de llamar la atención constantemente, de querer que me vean, me oigan, me huelan, me toquen y me saboreen. Es hora de encontrar lo que está en nuestro interior, y caminar por el mundo desnudos sin armadura, sólo con la tranquilidad de recorrer un camino de vuelta a casa. Seguimos siendo niños malcriados y mimados que quieren llamar la atención de sus papas, representados en otros seres humanos, que buscan su aprobación y sino montan una pataleta e incluso son agresivos de diferentes maneras. Si lo hacemos, las cosas sucederán sin forzarlas, en el momento adecuado. Hay muchos momentos en que conectamos unos con otros, esos momentos muchas veces pasan ante nosotros desaprovechados. Quizás deberíamos aprender a aprovecharlos.

Quizás es hora de hacerse mayor, de recuperar la ingenuidad perdida, que nos hacía ver hadas y magia a nuestro alrededor cuando eramos pequeños de verdad. Porque eso es lo que hay debajo de nuestra armadura, seres mágicos y maravillosos, que a veces dejan ver su verdadero ser por una rendijita y el baile se hace presente.

ANÉCDOTA

Un día, mi ex pareja, mi hermana pequeña, mi sobrina, mi padre y yo íbamos a comer juntos. Yo estaba feliz por reunirlos e iba a preparar un arroz. Por algún motivo, mi padre estaba algo revuelto, decidió ir el a comprar los ingredientes y cuando estaba empezando a preparar el arroz empezó a despotricar sobre como lo estaba haciendo, esa no es la manera, tienes que echar lo que yo he traído, si lo sé no me molesto en gastarme el dinero en cosas tan ricas, tienes que hacer una paella no un arroz, en olla de barro no en la otra… Todo esto de una forma agresiva, que es como reacciona cuando no se hacen las cosas como el quiere.

Buff, os lo imagináis? ¿cuantos hubierais aguantado en vez de mandarlo a la mierda directamente?

En relación a un levantino, probablemente, éste diría que mi padre no ha visto ni comido una paella en su “puta” vida y que no sabe de que habla.

En relación a mi, mi padre no tiene ni idea de cómo se hace una paella ni un arroz, le salen de pena. Y lo peor es que muchas de las cosas que hace en la cocina se las enseñé yo a base de paciencia y humildad. Es decir, para mi que aprendí a cocinar antes que a muchas otras cosas, que venga mi padre, que aprendió como quien dice ayer, a enseñarme y aun encima de malos modos…

armadura-lisa-900

Da igual que tu armadura esté hecha para: brillar, dar miedo, ser como la de la mayoría, defenderte, esconderte, ser oscura…   bajo que bandera la vistas… da igual, sigue siendo tu armadura y te impedirá caminar siendo lo que realmente eres, descubrirte y que te descubran.  La foto de aquí.

En relación a mi padre, por algún motivo el quería que hiciese  el arroz a su manera (paella).Un motivo muy arraigado en su subconsciente y que no quería o podía explicar con tranquilidad, así que intentó conseguir lo que quería a través de su armadura, ciñendo el escudo y golpeando con su espada para doblegar a su enemigo, yo, y que se rindiese ante él, maravilloso caballero de la mesa cuadrada.

¿Qué diría mi padre?

¿qué es una paella?

¿qué es un arroz?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en opening my eyes y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s