Ramadán y el ayuno

Toda la naturaleza debe ser mantenida para nuestra subsistencia y la del planeta tal y como lo conocemos. Algunos datos

Acaba de empezar el Ramadán, en el noveno mes del calendario lunar. Me he encontrado con un puestecito en la plaza nueva, en el que repartían unos folletitos explicando en que consiste. Hablaban también sobre el ayuno y sus beneficios.

El ayuno ha estado unido desde el principio de los tiempos a la humanidad, ligado a las épocas de escasez de recursos. Probablemente fue una de las formas a través de las que la humanidad encontró una forma de acceder al mundo espiritual cuando ya había perdido la capacidad de mantenerse en él de forma ordinaria.

También es cierto que cuando el cuerpo está enfermo, tendemos a no tener apetito, a necesitar muy pocos nutrientes. El cuerpo y el alma necesitan reposo y concentrar toda su energía para decidir si se van a quedar o es el momento de partir.

Con esto no quiero decir que tengamos que ayunar, hay cosas que se hacen desde un plano no racional, no deben forzarse, aparecen si estamos abiertos a ellas.

Si quiero decir, que a veces es contraproducente forzar a alguien a comer, hay que tener cuidado.

¿Que significa todo esto? Que algunos ritos y costumbres que se han conservado de diferentes formas, provienen de una base real. El problema es que los hemos ritualizado, sacado de su contexto original o racionalizado, e incluso la ciencia moderna los tacha de retrógados y perjudiciales.

Me reitero en la opinión de que necesitamos aunar lo racional y lo irracional, para volver a casa con la lección aprendida.

Desde el comienzo, hemos ido solapando todo aquello a lo que teníamos acceso, modificándolo según los intereses de turno, hasta llegar aquí donde estamos perdidos en un sistema antinatural aunque por supuesto muy “civilizado”.

De la verdad del comienzo, hemos pasado a las diferentes versiones del paganismo, donde todavía el mundo espiritual y material estaban relativamente unidos. Donde ya cada civilización adaptaba las fiestas, deidades y ritos de los conquistados. Y luego a las religiones actuales, que tienen un montón de versiones, escisiones diferentes.

El mundo no se divide en depredadores y presas, todos somos ambas cosas. Y sólo existe un origen común para todos.

Que cada uno saque sus propias conclusiones.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en opening my eyes. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s