Cuando nos cruzamos.

Es increíble todo lo que da de sí, una mañana en la playa. Como muchos días, tras desayunar un café, me fui a la playa a darme un baño y compartir el mar con los surfistas, los únicos que como yo se bañan a esas horas de la mañana. Te vi antes de meterme en el agua. Estabas caminando por la arena con tu walkman y a ratos practicando zancadas y sentadillas en movimiento. Me llamaste la atención. Y después, cuando me fijé en ti, empecé a desear entrar en ti. Desee besarte, comerme tus labios y seguir bajando.

No sé  por qué, me miraste, nuestros ojos se encontraron por un breve instante, como una chispa antes de encenderse el fuego. Retiraste la mirada y bajaste un poco la cabeza mientras seguías andando. Yo no la retiré, seguí mirándote. No pude dejar de hacerlo. Los movimientos de tu cuerpo me hipnotizaron y sentí unas ganas increíbles de tirarte al suelo, bajarte esos pantaloncitos de deporte y comerme ese culito que no podía dejar de mirar.

Increíblemente miraste hacia atrás, y tras un momento mirándonos, me fui a bañar pensando en que pasaría si pudiese acercarme y decirte lo que había pensado y lo que quería hacerte, sin que te asustases ni me mirases con cara de, este cerdo…

pasion-figuras-de-lovers-pintura-al-oleo-en-la-lona-del-arte-erotico-pintura-del-cuerpo

He buscado en fotografía erótica, pasión… y aunque he encontrado algunas muy sugerentes, ninguna expresa el momento que yo busco con realidad. Supongo que el momento que yo veo no se puede imitar, sólo se puede vivir. Quizás lo muestra mejor esta obra, que muestra un momento parecido, de  tal forma, que cada uno puede completarlo con su imaginación  o con lo que desee.                                                                                                                         Si estuvieras aquí, y fueras mujer, creo que te diría tras ver todo esto, me he puesto cachondo, ¿y tú?. Te parece que nos hagamos el amor como si fuesemos esa persona que todos buscamos, el uno para el otro. Aunque solo sea por este momento. ¿Me dirías que sí?

El agua fría me envolvió y me olvidé de ti mientras nadaba y disfrutaba de la sensación de flotar, de ingravidez. Tras un buen rato nadando y de jugar con las olas como los delfines, salí, me duché, me vestí y me fui a comprar el pan. Y de repente me adelantaste y te fuiste por esa calle que pocos cogen salvo los que son de la zona. No pude evitar seguirte y recrearme en tu cuerpo en movimiento, puro baile sensual que eclipsaba todo lo demás. Ya no podía más y te adelanté para coger el siguiente desvío. Tan pronto lo hice, me pareció oír una voz desconocida, la tuya, diciendo: ehhh! espera.

Lo hice.

Apareciste y cogiste un pequeño camino entre la maleza de esos que casi nadie ve. Y te oí decirme, ven, quiero que me hagas el amor.

Lo hice.

Te seguí y efectivamente estabas de pie mirando el mar en un pequeño claro con hierba alta, perfecto. Me paré a una distancia prudente de ti. Te dije hola y me contestaste, te pregunté a donde llevaba el camino y me dijiste no sé. Volví a oír tu voz,

¿A qué esperas?

Así que no me lo pensé más. Te pregunté si podía acercarme y me contestaste que sí.

Lo hice.

Mi mano acarició tu sien mientras mis labios se acercaban a los tuyos. Sentí como tu cuerpo se estremecía y el mío le contestaba. Mis manos bajaron por tu cuerpo y te agarré ese culo que me había vuelto loco hacía un rato. Me rodeaste con tus piernas y yo me dejé caer de rodillas y te tumbé en la hierba. Como pude, te arranqué la camisa mientras mi boca recorría, mordía, tu piel a ratos, bajando hasta tus pechos, subiendo por tu cuello y tu oreja… restregándonos el uno al otro, sentí como algo dentro de ti me llamaba y se me puso tan dura que creí que iba a estallar y romperse en mil pedazos.

Luego, recuerdo, no, no recuerdo, el tiempo se perdió y sólo sentimos. Algo devastador que nos consumió. Cuando me recobré, estaba derrumbado sobre ti y dentro de ti, exhausto, sintiendo como tu corazón y el mío latían juntos a punto de explotar.

En algún momento nos dijimos hasta pronto con un beso y una promesa de volver a encontrarnos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en palabras encontradas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s