Sobre “el juego de Ender” segunda parte

En varias partes del libro se trata sobre quien mueve los hilos del juego. ¿Quienes son ellos?, que según Ender lo controlan todo y sólo le permiten elegir que hacer ante una situación concreta.

En ese momento, Ender se refiere a los que mandan, ponen las reglas y toman las decisiones. Curiosamente, ELLOS, también están dirigidos, como mínimo por el sistema que han creado y porque hay alguien por encima (incluso aquellos que en apariencia rompen con todo, tienen que responder ante alguien).

En cierto sentido, ELLOS, somos todos y el sistema que hemos creado. Y como lo hemos creado todos, aquellos que forman parte del sistema directamente (funcionarios…) se sienten avalados por una autoridad concedida, no personal.

Y aquellos que no forman parte de forma directa (todos nosotros y los funcionarios fuera de su trabajo), se encuentran con que una parte de su poder personal a disminuido, se lo hemos entregado al sistema.

¿Y que es el sistema? NADA. El sistema no tiene vida en si mismo, sólo aquella que nosotros le proporcionamos con nuestra propia energía.  Y como parece que lo permitimos, cada vez, aparecen más normas que cumplir, más trámites burocráticos nuevos que regulan toda actividad. Y para mantenerlo, cada vez necesita más alimento (dinero, energía, tiempo… tu eliges que nombre darle).

¿Y el llamado antisistema? pues funciona de forma parecida.

¿Hay solución? Sí, si realmente queremos.

Podemos:

  • enseñar y aprender unos a/de otros.
  • decrecer en todos los aspectos.
  • compartir.
  • unirnos libremente, sin obligaciones.
  • comprender que es un trabajo de TODOS.
  • comprender que TODOS somos TODO.
  • También NADA
  • También todos los puntos intermedios.
  • Y no es una recta.
  • Abrirnos.
  • Comprender.
  • Amar.

En este punto, Ender tiene un dilema, como actuar en un juego virtual cuya importancia es mayor de la que el mismo concibe. Ese juego es la resolución de uno de nuestros grandes problemas. Es el problema de comprender al enemigo, un enemigo al que no conocemos, con el que no podemos comunicarnos, que es violento, nos ha agredido antes y lo hará otra vez, así que tendremos que matarlo.

Ender está todo el tiempo en constante movimiento evolutivo interior, procesando todo lo que sucede dentro y fuera de él. Y finalmente aprende a ver, de una forma que ni el propio autor del libro posiblemente es capaz de comprender.

El enemigo y Ender son lo mismo.

El enemigo está fuera, sirve para aprender otra postura, otra posición en la esfera.

El enemigo está dentro, sirve para aprender otra postura, otra posición en la esfera.

Ender es una pieza, el enemigo tiene otra pieza, por el camino “hay más piezas”.

¿Y si las juntamos todas?

¿Seremos capaces de ver la esfera completa?

¿Y como la veremos?

¿hacia dentro, hacia afuera o hacia ambas partes?

¿Si lo logramos, evolucionaremos?

Guau!!! cada vez que dos partículas se cruzan, se provocan infinitas posibilidades.

Ender, es capaz de comprender que el monstruo no era sólo su enemigo, sino que él también se convirtió en monstruo para eliminarlo. Así que crea un nuevo comienzo, ofreciéndole la mano a su enemigo, a su amigo. Quizás así caminen a la par, como compañeros y creen algo nuevo y diferente.

ender_s_dream

¿Quien es quien?

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en opening my eyes y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s