Y el mundo cambia.

Hace 1000 años es muy probable que ya me hubiese muerto. Hoy sigo vivo y soy joven. Es decir, que no siempre los cambios son necesariamente buenos o malos, simplemente depende de como decidas verlos.

Desde luego, desde que nací, han cambiado muchas cosas en el mundo, algunas me parecen interesantes y me gustan, otras no tanto. Mi vida empezó jugando en la tierra y en los charcos, sin miedo a ensuciarme, y tampoco necesitaba hacerlo, todo depende de cómo hagas las cosas. Continúo montando en bicicleta y con un montón de libros maravillosos llenos de historias mágicas y enseñanzas de todo tipo. Después vino la televisión, con programas simples y sencillos, primero un canal, luego dos. Con programaciones diferentes, la 2 se ocupaba de los deportes minoritarios, o sea de todos los que no eran fútbol (eso no ha cambiado), de la cultura, la naturaleza y del cine no comercial, con debates y programas donde se hablaba de diferentes temas con tranquilidad y escuchándose unos a otros en un ambiente amigable y tranquilo. 2e1d92d50d36ef4de3a28e6316561918

Luego viví la llegada de los ordenadores, los primeros spectrum. Durante mucho tiempo, sólo oí hablar de ellos, en casa  no entraron hasta que fui mayor. Mi primer contacto con ellos fue en una biblioteca, para buscar las referencias de los libros del catálogo. Aprendí yo solito, leyendo las instrucciones, como hice con muchas otras cosas en mi vida. Hoy soy capaz de resetear, reinstalar sistemas, y “fuchicar” en el sistema operativo. También manejo con soltura un montón de aplicaciones. Hasta llegué a diseñar páginas web. También soy un gran “gamer” estaba entre los primeros en juegos como el medal y otros muchos, tanto en local como en red.

También vi los primeros “ladrillos móviles”.

Son un montón de cambios, la música, que disfruto de una forma increíble igual que el cine. Durante años, disfruté viendo películas y escuchando canciones que conseguían emocionarme tanto como un buen libro. Aun hoy en día procuro no ver películas si he leído el libro y me ha gustado, aunque a veces hago alguna excepción si el director o los actores me dicen que puede merecer la pena.

Son muchos cambios, y no me parecen mal, lo que ya no me gusta tanto es como hemos cambiado nosotros. Nuestro tempo. Antes era diferente y reinaba la sencillez. Y creo que el sentido común estaba mucho más presente que ahora. Y los referentes que había eran otros, no niños de 18 a 40 años, que casi no saben hablar, ni tienen cultura general más allá de si me he liado con éste o aquel, si la han montado de juerga, o si se llevan mal con alguien y lo han solucionado a gritos o incluso con las manos. O son hijos de alguien o superfashion. Donde imperan las sonrisas tontas y la ley del mínimo esfuerzo. Me parece que estamos perdiendo valores importantes y que esta plaga se está extendiendo a todos los ámbitos de nuestra sociedad.

Me queda el consuelo de que todavía quedan pequeños reductos, a veces en los lugares más insospechados, y algunas personas, que todavía mantienen ese tempo y ese saber estar. No sé si estamos destinados a desaparecer o quedará algo de nosotros. niño y zorro

Ni siquiera estoy seguro de que podamos transmitir parte de la sabiduría que existía. Una sabiduría vital, llena de sentido común y saber estar. Quizás, porque aunque se habla mucho de lo vintage, lo retro, lo viejo, se habla de ello como algo que es cool, fashion, está de moda, o me hace superinteresante. Falta la profundidad de prestar atención.

Confío en que esos que lo hacen, esos que han tenido la suerte de crecer rodeados de un ambiente lleno de cultura, tranquilidad, saber estar, sentido común, sabiduría, puedan mantenerlo vivo y dar un giro a la forma en que el mundo aparente está creciendo.

No se trata de recoger las cosas viejas porque son “guays”, no se trata de hacerlo al revés por rebeldía, no se trata de traer cosas de otras culturas porque “molan” o parece ser geniales. Se trata de encontrar el verdadero camino a la sabiduría que hay en nosotros, encontrar lo que somos.

No se trata de cambiar unas religiones por otras, unos dioses por otros. Ni de creer en supersticiones o hacerlo de forma diferente porque sí.

Que haya suerte y encontremos ese lugar que estamos perdiendo…

Mientras, espero poder seguir encontrando pequeños rincones y lugares donde se concentra esa sabiduría de la que estoy hablando, ya sean bares o teatros.

 

Anuncios
Publicado en opening my eyes | Etiquetado , | Deja un comentario

Eso que no existe

No existe esa presencia extraña, eso que a veces crees sentir. No es más que una gran mentira, la falsedad de la imaginación de un loco.

Ese algo que no existe, a veces te quiere convencer de algo. Y tú sabes que no, puedes sentir que no es real, que no eres tú en ese momento, sino que te has alejado a los reinos de la locura, reinos diferentes del de los sueños y la fantasía.

Ya no te veo, ni te oigo ni te siento, no tengo ganas, ni quiero perder el tiempo con un amigo invisible e inexistente.

Prefiero quedarme leyendo un buen libro, ir a nadar, saltar o hacer cualquier cosa, que esperar a que un fantasma se haga real.

Ya sé cual es mi camino, y tú no estás en él.

 

Publicado en opening my eyes | Deja un comentario

Echo de menos

Echo de menos muchas cosas de ti.

Despertarnos cuando suena el despertador,.

Abrazarte un par de minutos antes de levantarnos.

 

Esos momentos de risas y vinos.

Echo de menos pasar una noche contigo,

sin sexo,

sólo sintiendo tu cuerpo junto al mío.

 

Pequeños momentos,

estúpidos y tontos

sin sentido ni razón.

Te echo de menos AMOR.

 

Publicado en poetry | Etiquetado | Deja un comentario

Ángeles o demonios

Son la representación de la eterna lucha entre el bien y el mal. Por descontado los ángeles son los buenos y los demonios los malos.  Yo no he conocido a ninguno, literalmente hablando, sin embargo hace muy poco, sí me he tropezado con una persona que en un momento de ira explosiva, dejó escapar que la humanidad procedía de la unión de ángeles y demonios, y que por eso eramos duales y tendíamos a ser una cosa u otra.

Me da miedo pensar que esa persona está preparando oposiciones para ser profesor. Me da miedo por toda la ira contenida que he podido ver en él. Me da miedo que alguien pueda trasladar su superstición a jóvenes que necesitan buenos ejemplos para convertirse en grandes personas.

Respeto las creencias de esta persona, pero desde luego no las comparto, no comparto la superstición tangible, la explicación supersticiosa del mundo. En la humanidad existen muchísimas formas de explicar el origen del mundo desde las historias y la mitología. Es una necesidad que está en nosotros, nos permite tener unas creencias y explicar todo aquello que no comprendemos.

También nos permite justificarnos en todos nuestros errores y echar la culpa a otros de todo lo que pasa. Y no nos damos cuenta de que la sociedad en la que vivimos es una consecuencia directa de todo lo que nosotros hemos hecho. Nosotros hemos creado todo nuestro mundo humano. Decidiendo qué copiar y a quién, en vez de arriesgarnos a ser nosotros mismos. Copiar sin saber lo que hacemos, no nos sirve de nada. Sólo nos convierte en loros que han aprendido una frase y la repiten hasta la saciedad. Y somos mucho más que eso.

Las creencias, las explicaciones sobre el origen del mundo, las supersticiones, a veces son realmente hermosas. Lo son en la medida en la que nos ayudan a tener fortaleza, esperanza, ilusión, confianza. Pero por favor no las convirtamos, en un dogma, en una verdad suprema, en algo que adorar, o estaremos adorando al famoso becerro de oro. ¿Y a donde nos conduce la adoración?

Tengo tradiciones, creencias, he leído sobre muchas concepciones diferentes del mundo y sus orígenes, y en todas ellas lo que siempre me ha fascinado, es que hay algo que siempre triunfa sobre todo lo demás, el amor. El que da a una madre la fuerza sobrehumana para proteger a su hijo, incluso contra un león.

Volviendo a los ángeles y demonios, se me ocurren algunas preguntas:

1a54a0deffcb4604212360dd4a560516

¿Y porqué empezaron a pelearse? ¿ alguien lo sabe o tiene la más mínima importancia? ¿Merecerá más la pena vivir y olvidarse de estupideces?

¿No están en guerra los dos?

¿No quieren ganar los dos?

¿Entonces en que se diferencian?

¿Unos son tan buenos y tontos que ponen la otra mejilla cuando les pegan?

¿Los otros son tan malos, horribles y crueles que usan cualquier medio para ganar?

¿Entonces cómo es que nadie ha ganado todavía?

Quizás no seamos más que personas, muertas de miedo y cada uno lo esconde como puede. La honestidad con uno mismo quizás sea una clave importante.

Copiar en un examen te permite aprobar, sin embargo, no habrás comprendido la materia del examen, y lo que es peor, en tu parte más profunda sabrás que no lo has conseguido por ti mismo. Hay algo más hermoso, que ver cómo el esfuerzo se ve recompensado cuando llega el momento y da su fruto.

La española es una cultura, llena de sabiduría, que es una gran compañera de viaje en la vida, mucho mejor que el orgullo o el honor. Llena de refranes maravillosos, libros, obras teatrales, música, y más recientemente cine. Que nos transmiten valores y ejemplos llenos de esa sabiduría que hemos ido plasmando a lo largo del tiempo.

Ojalá toda esa cultura maravillosa, esa sabiduría no se pierda, con las nuevas generaciones. Ojalá no perdamos la riqueza de nuestro idioma, ojalá no caigamos en la superstición que dio lugar a la caza de brujas. Ojalá la sabiduría y el amor no dejen de acompañarnos en nuestra vida.

“No hagas a otros lo que no quieres que te hagan a ti”

Publicado en opening my eyes | Etiquetado , , | Deja un comentario

El replicante humano

“He viajado por los confines del mundo, he visto las siete maravillas y un millar más. He visto tantas cosas que si quisiese contarlas todas, no me llegaría esta vida.

He visto familias destruyéndose a si mismas, he visto como el odio, la envidia, los celos, la incomprensión, inundaban sus vidas. He visto a padres dividiendo a sus hijos, separándolos, he visto a hijos permitiéndoles hacerlo.

He visto los rayos de sol en las gotas de rocío, el arco iris y muchas otras maravillas que no han sido construidas por el hombre.

He visto tantas cosas… “

Publicado en palabras encontradas | Deja un comentario

Sabiduría

Hace mucho que leí el libro y vi la película, desde luego Hemingway lo bordó en algunos momentos.

“Por quién doblan las campanas”, recomendado para todos aquellos a los que les gusta leer y no tienen referencias de grandes de la literatura mundial, salvo cosas como tres metros sobre el suelo (siempre con todo el respeto, que reconozco que acabé viendo la película) Creo que había mucho que decir, y ahora parece que sólo se trata de hacer lo contrario porque sí.

Publicado en literatura | Etiquetado , | Deja un comentario

¿Normal o anormal?

Acabo de leer en un anuncio de esos que hay por todas partes:

“hoy en día lo normal es no ser normal”

Lo primero que ha venido a mi ha sido un sonrisa maravillosa de esas que quitan penas. Vino acompañada de un pensamiento, que cierto hoy en día lo normal es ser anormal. Eso significa que lo que “mola mazo” es ser corrientucho y supernormal.

Las personas que de verdad han sido diferentes en la historia de la humanidad, lo fueron porque era su naturaleza, no pretendían seguir ninguna moda ni imitar a nadie. Simplemente no podían ser otra cosa, porque si lo fueran dejarían de ser ellos.

No buscaban ser famosos, no querían que los demás les señalasen o les siguiesen. No pretendían ser fuente de inspiración ni tener seguidores. Lo único que pretendían era vivir su vida y probablemente amar y cuidar a los suyos y disfrutarlos.

Sí, es cierto que alguno de ellos hizo grandes cosas, pero no las hizo por ninguna de esas posibles razones. Supongo que lo hicieron simplemente porque seguían sus verdaderos principios, le pesase a quien le pesase y sucediese lo que sucediese. La mayoría no están entre los famosos ni en los libros de historia,

Hoy yo no quiero “normal” como en el anuncio. No necesito ser nada más que yo mismo. Ni que me juzguen por mi aspecto ni que este responda a una moda o sirva para identificarme con un grupo concreto.

Sinceramente me da igual lo que penséis de mí. Porque sé que las personas que me quieren no necesitan pensar nada, simplemente me quieren sin pedirme nada, sólo que les quiera.

Sólo eso.

La imagen la he cogido de internet, y siguiendo su enlace pertenece a un video de YouTube. que no he visto y que por tanto no respaldo de ningún modo. Me moló la imagen.

 

 

 

Publicado en these small things! | Etiquetado , , , , | Deja un comentario